« Junio 2003 | Main | Agosto 2003 »

Julio 31, 2003

Los negocios

Quisieron hacer negocios, elegir renuncias que decía el poeta. Pensaron que nunca es tarde, que es cierto que ya no podrían hacerse juntos, pero la psicología y sus evidencias no caben en las mejores historias. Fuego y espuma, mujer y artificio, contrarios pero menos, son la prueba irrefutable de que no hay certezas (acaso intuir que una noche de verano es capaz de secuestrar nuestros más íntimos convencimientos con la amenaza, terrible, de visitarnos como fantasmas a los que quitar la sábana supondrá la mayor de las audacias).

Mujer en el cementerio

En el cementerio donde murierion tantas cosas

Escrito por Zol a las 11:59 PM | Comentarios (6)

Julio 29, 2003

Contra si mismo

Poco es realmente lo que puede hacer contra uno mismo: rendirse y dejarse llevar por el discurso de los necios o, al contrario, encarcelarse en el propio criterio y defender la ciudadela a sangre y fuego. Pero en ninguno de los dos casos se sabe: como los años van llegando al cuerpo, así uno se abandona a la multitud y sus morales y estilos, casi sin elegirlo, percibiéndolo quizás en algún momento.
Sólo que de vez en cuando - noches malditas, viajes odiosos - quien fuimos vuelve y nos da una estocada, extirpadora, certera... dejándonos maltrechos pero vivos. Quién sabe si conseguiremos sobrevivirnos.

mujer con aros

Y su mirada mientras tanto...

Escrito por Zol a las 12:08 AM | Comentarios (5)

Julio 27, 2003

Mudanza

Uno sospechaba que cuando llegaran nuevas vidas, este diario de máscaras y demonios expiraría. Que el aliento que traen los actuales vientos me llamaría a extirparme estos momentos de escribir en la noche. Pero sucedió una especie de expatriación, un emigrar a tierras más amables. Sólo buscando acoger mejor a las visitas, haciéndome encontrar, ahora soy un ".com" - anónimo pero menos - extrañado con el apego a las letras y los encuentros.

Escrito por Zol a las 11:38 AM | Comentarios (11)

Julio 22, 2003

Verdades aproximadas

Las verdades aproximadas conocen el tiempo, envejecen, y como el árbol que daba sombra en mi puerta se marchitan dejando sólo vacío en el lugar que ocuparon. Conforme se alejan de su proclamación se desnudan como la adolescente que descubre la concupiscencia, lenta pero inexorablemente. No saben de culpa - siempre supieron que su convencimiento era provisional - ¿cómo iban a perdurar, quién iba a permancer en ellas?. Olvidando los detalles precisos consiguen conducirnos, hipérboles de nuestros deseos, domesticada huida hacia delante.

Escrito por Zol a las 11:44 AM | Comentarios (0) | TrackBack

Julio 15, 2003

Explicarme

Por el ojo de una cerradura observándome mientras le explico este diario. Diciéndole, por ejemplo, que algunos escritos eran momentos, ingenuos intentos de aprehenderlos, de detener los instantes como en una fotografía. Reconocería que otros, en cambio, eran fantasmas. Casi siempre a quien quise y dejó huella, casi siempre. También habitan por aquí de quien no supe prenderme y quien pasó fugaz como pasan los amores de verano. Y luego, por qué no, mis sueños y mis vanidades, mis mentiras y mis deseos, mis ganas de conocer a los nómadas que pasan por acá, la sorpresa de que cerca habitaban seres de otro tiempo. Pero cómo explicarle, para qué decirle, si su tesoro está lejos y el mío...

Escrito por Zol a las 09:09 PM | Comentarios (0) | TrackBack

Julio 13, 2003

La medida

¿Quién sabe cual es la medida para el orgullo? ¿Acaso alguien conoce la relación perfecta entre libertad y lazos, amados lazos? ¿Dónde está escrito cuando debemos olvidar? ¿Cuál era el sabio que descubrió lo que hay que decir y lo que callar? ¿A qué distancia se puede estar a veces para estar unido siempre? ¿En qué libro, sagrado o profano, podré encontrar las palabras? Tarde de domingo con preguntas y calma chicha. Aunque la mar esté tranquila e invitando a zarpar, anclado en el puerto puede uno dedicarse al necesario trabajo de soñar despierto.

Escrito por Zol a las 09:13 PM | Comentarios (0) | TrackBack

Julio 10, 2003

Infinito

Desconcierta, aunque no menos que duele. Hiere, como el eco de la risa del enemigo tras la nueva derrota. Justo porque flirtea con lo soñado, precisamente porque apunta a las quimeras y está tan próximo a veces. Pero el poeta además era profeta y uno habita en los problemas de geografía personal, y al acercarse demasiado no pude evitar comprender que estaba lejos, muy lejos, casi en el infinito.





En un rostro creí que andaba.


Escrito por Zol a las 09:16 PM | Comentarios (0) | TrackBack

Julio 07, 2003

Siempre

Ella jugando con fuego junto al precipicio, de la noche con Luna y de la vida sin infancia. Con la risa fácil y el cariño dispuesto, de juicio rápido y arbitrario que arruina todas mis predicciones. Y está su quejido profundo - de lo poco que aún conmueve esta conciencia domesticada por los años - sus preguntas y ese tono de quien intuye que las respuestas hacen llorar. Aún tiene esa intensidad que convence y atrae, como luego asusta, ay...
Los mismos demonios y las mismas debilidades, en el fondo seguimos siendo los mismos que un día creyeron que el mundo no está vacío y que, de vez en cuando, por aquello de las llamadas y los teléfonos que salvan distancias, reconocen al que una vez buscaron en un espejo.

Escrito por Zol a las 09:19 PM | Comentarios (4) | TrackBack

Julio 05, 2003

Los blogs no son para el verano

Será por eso, será que la estación invita más a la vida que a representarla. Que con tanto tiempo libre uno se escapa a las playas y terrazas, busca conciertos y huidas. Supongo que las noches de invierno animaban a la introspección y a la soledad, entonces fluía la escritura y sobre todo navegar por ese mar de diarios y existencias, de encuentros. Pero siento que los blogs no son para el verano, como si aquí no me cupieran todos los deseos, ni los descansos, ni este feliz intervalo de horribles calores y escasas ropas.



Como no caben un cuello y unos labios

Escrito por Zol a las 09:23 PM | Comentarios (2) | TrackBack