« Agosto 2003 | Main | Octubre 2003 »

Septiembre 30, 2003

Ya nunca escribes

Y no sé si es por una repentina felicidad - y para ti, como para mí, lo escrito sólo es engendrado por ese estado de tibia tristeza - o si por el contrario temes ser incapaz de vestir la desnudez de tus decepciones. Aún acudo, para encontrarte, para encontrarme, a donde debieran aterrizar tus letras y aún no he sabido desesperanzarme, tozudez que desgasto sin calcular.
No has llamado y, de vez en cuando, sé que lo prefieres así. Pero no, casi siempre estoy seguro de que las urgencias y la vida de estos días adultos no te dan un segundo y el tiempo pasa casi sin darnos cuenta. Quedo convencido - y así gano la tranquilidad para continuar mis batallas - de que no llamas porque es imposible vernos y evitas mi desilusión con tu extraño cariño, distante, frío a veces, que por inaudito se aseguró mi devoción. Sólo que alguna vez se despierta esa parte de mí que te conoce y no puedo callarle tu distanciamiento.
Pasan los días, llega el otoño, y no estoy solo. Cuando llueva habrá otros ojos en los que mirarme. Sólo quería que lo supieras.



Tu también tendrás otros ojos en los que...

Escrito por Zol a las 09:51 PM | Comentarios (12)

Septiembre 27, 2003

La huella que quedó

Le relataron mi traición, de mi vileza le hablaron. De que atrás dejé odio y resentimiento, el estropicio que sembró mi elocuencia le detallaron. Un rosario de intrigas caducas, un terrible beso de Judas, la oscuridad de mi corazón le pintaron. Como si el tiempo y la distancia no aplacaran el fanatismo, como hacen con los ideales, sino que lo enquistaran en el alma de los hombres, incapaces de tolerancia u olvido.
No le hablaron de que creí en lo distinto, sin saber que sólo hay bandos que hoy me son tan extraños como aquellos teólogos de Borges que por antagónicos, eran uno mismo. Vanidad de vanidades, le hubieran respondido.


De espaldas al piano

De espaldas y ya no tocar nunca más.

Escrito por Zol a las 06:35 PM | Comentarios (7)

Septiembre 24, 2003

Fuera

Fuera, a la salida de la mina, crece la hierba que en otoño, con las primeras lluvias, evoca la infancia con su olor, extraño cruce de sensaciones. Cuando de la excavación huye de noche, mientras conduce, la ciudad se presenta distante, vestida de lentejuelas y envuelta en un halo de misterio por las pocas nubes que la escoltan sin rozar, mujer difícil y hermosa, dama distinguida e infeliz.
Un minero no debería dejar de contemplar todo esto, pese a que la fatiga le cierre los ojos y los bancos no tengan corazón , aunque el otoño también envíe corrientes frías que se enzarzan en su torso para señalar, perverso, la ausencia de un abrazo.

Anna Mougaglis

Mujer difícil y hermosa, dama distinguida e infeliz.

Escrito por Zol a las 10:49 PM | Comentarios (9)

Septiembre 23, 2003

Derrotas y días

Con hiriente facilidad muda la suerte, y lo que cerca anduvo de conducirnos por la senda del prestigio, nos vence: camino de vuelta de expediciones y búsquedas estériles. Uno intuía lo extraño que era no volver a esta casa de anonimato y pequeños fracasos, como un hijo pródigo que preferiría seguir huido del hogar paterno, de su tibieza y su protección, de sus certezas.
Las derrotas encogen el ánimo, erosionan la vanidad que tantos sueños costó construir, lo hacen a uno más viejo y siembran el cansancio con el que hoy escribo.
Malherido, acudiré a ese lugar que los perdedores conocen y veneran, allí donde cada amargura es aliviada y se recibe la dosis necesaria, no se sabe aún si refugio ante la vida o es que es ella misma.



Fotografía de Paul Auster

Y el destino me regala "El libro de las ilusiones", ocasión para conocer a Paul Auster.

Escrito por Zol a las 07:24 PM | Comentarios (10)

Septiembre 20, 2003

Un segundo de duda

En ese instante, la incertidumbre: ¿lucidez o extravío?. Como cuando al despertar sospechamos que aún vivimos el ensueño, como cuando en la vigilia comenzamos a olvidar la razón de nuestros desvelos y nos deslizamos a los brazos de Morfeo. Tras él, un ejército de certezas se dispone a aplacar la rebelión, conocedor de que la indecisión sólo trajo pena y fracaso, el habitar en en el olvido de quien era fuego y amaba la vida. La duda desaparece, pero un viejo demonio me cuenta que anda camuflada. Aguarda el momento propicio para sacar sus garras. Y herir. De muerte.

Escrito por Zol a las 03:22 PM | Comentarios (10)

Septiembre 17, 2003

Desazón

Uno cree que todo va encajando, que cada pieza se coloca en su sitio al final, como si el puzzle cobrara vida propia y le naciera una intelegencia que hasta hoy andaba ausente. Uno esperaba tener equilibrio, eso que llaman madurez - virtud por la cual sobrevivimos a la guerra de guerrillas, a los once de Septiembre, a las tardes de Domingo - andar exiliado de aquella locura de la adolescencia y su sueño errado. Sólo que hoy, Miércoles de ceniza, alguien ha cosechado mi apatía y mi cansancio, una lejanía de todo menos de mí, una suerte de preocupación sin objetivo, un no querer, una necesidad tiránica de expulsar los demonios. Quizás escribiendo.

Sin título. Pedro Salinas

Sin título. Pere Salinas (original en color)

Escrito por Zol a las 09:05 PM | Comentarios (9)

Septiembre 14, 2003

Podría ser mi canción

Suena una guitarra. Acordes sencillos entre la melancolía y una dulce alegría, transmiten placidez, desarman la agitación. Una voz de hombre, intimista pero con carácter.

WE CAN GO FOR A WALK,
DEEP BLUE HOLES FILLING ON MY FEARS
WE CAN GO TO THE THEATRE
COS I KNOW HOW IT ENDS THE SHOW
I READED SOME NEWSPAPERS SEARCHING FOR A GOOD MOVIE
AND FINALLY THOUGHT ABOUT WALKING THROUGH AN ENDLESS,
AVENUE

Ahora surge ella. Esta podría no ser mi canción, quizás se marche y no vuelva a saborearla, pero ella tiene la voz que se aparece en mis sueños. Al entrar se une a él, pero es al abandonarlo cuando te deja entrar a ese mundo mágico, la belleza, de la que es dueña y reparte, como tirana ante sus súbditos, minúsculos segundos de divinidad.

ME AND YOU THE WORLD COLLAPSED
IN PERFECT SIGHT
WHEN YOU DECIDE,
TO APPEAR ON SCREEN,
THE ONE THAT HANGS ON
A LIFE ON CINEMASCOPE

IS YOUR CHILD FREE? JUST OPEN UP THE DOOR
JUST TRY TO BEGIN WITH YOURSELF
IS YOUR MIND FREE?, JUST OPEN THE DOOR
JUST TRY TO BEGIN WITH YOURSELF

Algunas veces la vida es en Cinemascope. Brillo de esperanza, unión de dos quizás sea este fragmento musical. Pop al fin y al cabo. Música para la masa, hecha para poder ser tarareada tras dos o tres escuchas, no para ser mi canción ni la tuya.

ME AND YOU THE WORLD COLLAPSED
IN PERFECT SIGHT WHEN YOU DECIDE,
TO APPEAR ON SCREEN, THE ONE THAT HANGS ONE
A LIFE ON CINEMASCOPE

..pero el mundo se derrumba cuando decides aparecer en la pantalla, porque, a veces, la vida es en cinemascope.

Escrito por Zol a las 06:46 PM | Comentarios (0)

Septiembre 11, 2003

Su verdadera identidad

Quiso engañarme con su sonrisa de amigo y su gesto compañero. Con regalo de confidencias y algún elogio, acudió en mi auxilio cuando la derrota parecía inevitable en las largas batallas que acometimos juntos. Su mirada invitaba a confiar, infantil por juguetona e inocente, como se encomienda uno al diablo cuando está de tu parte. Pero quiso el destino desvelar su alma en el momento preciso y, sin conocerse él, manifestó su esencia de comerciante... de esa especie que negocia con las ilusiones, que te dice lo que quieres oír para que hagas lo que él desea. Los comerciantes prefieren no saber de su lepra, que de tanto frecuentarlos te puede convertir en uno de los suyos, pero está tan unida a ellos que cada gesto está transfigurado por la inversión, malditos de capitalismo emocional.

Rostro de comerciante

Su rostro nunca lo dice

Escrito por Zol a las 03:56 PM | Comentarios (17)

Septiembre 07, 2003

Los dos caminos

Siempre están los dos. Uno es el camino de ida, en el que se proyectan las ilusiones y los deseos, trayecto de lo que podría ser, espera y anhelo. El otro es la senda de regreso, porque siempre se torna a quienes somos y a la realidad, vía crucis de asunciones y penitencia por soñar lo que no era nuestro destino.
Sólo que, alguna vez, he creído que ambos viajes se confundían. Como si fuese imposible discernir si ya no sueño o si la realidad - por fin, alguna vez - me regala un pedazo de paraíso terrenal. No sé, no sé, será que me confundo, será que estoy aún entre elucubraciones y, agazapado, aguarda un golpe de realidad resuelto a obligarme a emprender la marcha de regreso...




Hopper siempre está al final del camino de vuelta

Escrito por Zol a las 06:52 PM | Comentarios (15)

Septiembre 04, 2003

Siempre

Un antiguo amigo solía ironizar sobre el paraíso y el infierno preguntado: "pero la eternidad, ¿no es mucho tiempo?". Tras ello quedaba invariablemente alegre, divertido de mi incapacidad para rebatirle o retomar la dialéctica que nos había llevado a aquel punto. Yo me prometía a mi mismo que encontraría la respuesta, voltearía la situación y conseguiría un argumento que salvase la eternidad de caer en contradicción - éramos unos chavales - y evitase que la fugacidad nos convirtiera a un existencialismo descreído.

Por eso cuando alguien me habla de lo que va a durar siempre, quedo mudo y perplejo. Convertido en mi opuesto, sospecho dejar sin respuesta si intento excrutar los convencimientos ajenos, temiendo que sean tan endebles como antaño fueron los míos, miedo infantil de un existencialista descreído.



El samana en la ciudad.

Escrito por Zol a las 08:56 PM | Comentarios (12)

Septiembre 01, 2003

Amor platónico

En el mismo autobús pero con destinos diferentes. Uno, distraído, absorto en imaginaciones y esperanzas recién sembradas; ella fruncido el ceño, agrio gesto que enmascaraba la dulzura del rostro que atesoro entre mis recuerdos. No, no era la misma belleza que idolatré como sólo se puede hacer con aquello que sabemos inalcanzable y superior. Su belleza sutil y discreta, la adorable niña con sus grandes ojos abiertos.
Al bajar del autobús y en el cruce de miradas, sólo en ese instante, se repitió aquella otra época en la que ella continuaba su camino con un saludo de despedida vago y desoncertado. Pero en esta ocasión sólo lamenté que alguien haya robado la alegría que una vez quise para mí, dejando la grosera huella del desencanto y el dolor.
Y continué ensimismado en imaginaciones y esperanzas recién sembradas, en las que los amores platónicos que no fueron se extinguen como la luz de las estrellas al amanecer.

Muchacha en la ventana

Como también me volví encontrar a Dalí hace poco...

Escrito por Zol a las 11:00 PM | Comentarios (224)