« Marzo 2004 | Main | Mayo 2004 »

Abril 30, 2004

Repaso sus palabras

¿Por qué cumplir una promesa cuando los lazos que al engendraron son ya arena que se escapa entre las manos? ¿Acaso por señalar el tiempo que tuvimos, por desterrarlo de lo irresoluto y que la memoria nunca pueda vendérnoslo por incierto? ¿o quizás los juramentos indefinidos, los pactos irreflexivos no son sino los sacramentos que fundamos para recrear, para revivir, las vidas que ya pasaron?

Repaso sus palabras en busca de un matiz, un cambio de tono confidente, un hiato delator, una aguja en el pajar de su discurso y sus silencios, pista que me ayude a descifrar el por qué de esta distancia y su hiriente frialdad.




Que la memoria nunca pueda

Escrito por Zol a las 03:52 PM | Comentarios (0) | TrackBack

Abril 25, 2004

Duermes junto a mí

Duermes. Presiento que anhelos vedados para mí, futuros imaginados antes de que yo llegara, espejismos de lo que la vida no te iba a regalar, aprovechan el sueño para declarar que el olvido es imposible.

Tu mano, que antes siempre me había hablado de deseos y caricias, ahora me apresa como una garra, zarpa que aprehende un refugio provisional y generoso.

Ya también quiero detener el momento, aprisionarlo en estas letras, consagrarlo a la nostalgia para el día en que esos mismos sueños te hayan llevado lejos de aquí.





Refugio provisional y generoso.

Escrito por Zol a las 02:46 PM | Comentarios (3) | TrackBack

Abril 22, 2004

Quedan pocos que quieran escuchar

Huyendo de las pequeñas mentiras que en días como este nos permiten sobrevivir, de esas píldoras con las que el ánimo se automedica contra los fracasos y las vocaciones frustadas que no fueron ni serán.

Intuyendo una ira nueva y amarga, extraño estado que pugna por colonizar este solar, feudo resignado por momentos a la okupación, desamparado como está por la lejanía de su señor.

Acertando a saber que quedan pocos que quieran escuchar una suerte de Lunes negro, de tragedia costumbrista y anónima, grito que es lamento y esperanza de que el Dios de la Lluvia se apiade.





De las bestias y de mí, pobre mortal

Escrito por Zol a las 03:48 PM | Comentarios (0) | TrackBack

Abril 14, 2004

Espacio y tiempo

Como los que desean vigilarlo todo para proteger la libertad, anda uno enmarañado en luchas y sacrificios, proezas en pos de simplificar la vida, de ganar atardeceres pausados, de conquistar las seguridades que antaño maldijimos.

Pero no quería dejar de despedir a un blog en el ocaso. Hay un deseo de lucidez, de presentarse digno en su adiós, en el fin de su espacio y de su tiempo. "Todo lo que empieza: se acaba", como si quisiera sacarnos de un sueño en el que las hadas nunca se marchan del todo, sino que siempre vuelven por saberse queridas, como si tuviese que acabar un cuento frágil y hermoso.

Escrito por Zol a las 03:06 PM | Comentarios (0) | TrackBack

Abril 06, 2004

Enfermo

Ando desgastado, aquejado de productividad y eficiencia, como si de cada segundo dependiera la consecución de una meta imposible, inalcanzable por ser sólo puerta a un nuevo final más lejano e inaccesible. Este padecimiento me aleja de las letras, las amadas compañeras de noches y días, y de este otro mundo de seudónimos y cartas al que vuelvo en busca de un hueco estéril e ineficaz que me salve, como se regresa a los viejos amigos a pesar de todo.



Que sea sólo estación de tránsito

Escrito por Zol a las 03:03 PM | Comentarios (0) | TrackBack

Abril 01, 2004

Las vidas

Las vidas que se perdieron, las deseadas, aquellas que buscamos y la mala ventura desterró de nuestro destino, las recordamos cuando se nos presenta un destello del tiempo en que las soñamos. A las que no quisimos, unas que odiamos lo suficiente para sortear su carga, otras que se perdieron por la vacilación y la suspicacia, no hay que convocarlas, se cruzan como trenes en el metro, incomunicados e inaccesibles por mucho que apriete el deseo.

Será por eso que a las vidas que se atraviesan, rara especie en extinción, hay que amarlas cuando nacen, abrazar su deseo de ocuparlo todo. Quizás porque quedan pocas alienaciones que merezca la pena acoger, que valgan siquiera la mitad de lo que se llevan, es tiempo militar en el ecologismo de los colores en este día gris.


Gracias C.

Amarlo cuando nace.

Escrito por Zol a las 03:33 PM | Comentarios (0) | TrackBack