« Julio 2004 | Main | Septiembre 2004 »

Agosto 30, 2004

La otra cara de la Luna

En la otra cara de la Luna, maldita expedición, no hay maravillas que descubrir ni se esconde la diosa fortuna, por más que el trovador la quisiera convocar. Detrás de la imagen y el símbolo, cerca, apenas unos kilómetros o unos meses más tarde, se manifiesta un rostro oscuro e inhóspito. Quedan allí vestigios de antiguas guerras, rastros que evocan la ruina que causaron mil batallas en un Edén hermoso y frágil. Sería ingenuo confiar en arrivar a un paraíso, a una tierra virgen de daños y desdichas, a otra mirada libre y sin miedo.

Luna

En el claro de la Luna, donde quise ir a jugar

Escrito por Zol a las 09:11 PM | Comentarios (8) | TrackBack

Agosto 23, 2004

Ojos dorados, morena la piel

Ojos dorados, morena la piel y su presencia singular entre la multitud de voces y de cuerpos, de seres que se desdibujan junto a su paso pausado, abandonado. Ojos dorados, mirada intensa pero perdida, como si realmente no perteneciese a este mundo y no sólo es que su belleza lo reclame. Morena la piel y su mano unida a otra mano, único nexo de unión con una humanidad que la observa alejarse segundo a segundo. Ojos dorados, morena la piel, diez metros de distancia, vidas que no se cruzan y la inevitable inercia gris.

Escrito por Zol a las 05:29 PM | Comentarios (10) | TrackBack

Agosto 14, 2004

Sólo por hablar

Sólo por hablar, por unos minutos ridículos en la eternidad del Universo, por unos momentos en los que cerciorarse de la subsistencia de una voz lejana y hermosa. Apenas un puñado de fonemas, incapaces de acariciar un cuerpo o de dar marcha atrás al tiempo que nos arrastra irremisiblemente a la muerte, a la nada. Nadie podrá convencerde que un minúsculo lapso de tiempo parado de forma ridícula en medio de la calle, como hipnotizado por el teléfono móvil, que una ristra de ceros y unos viajando por una línea digital son capaces de trocar la estación en que vivimos, las cartas que se repartieron, la apuesta que perdimos.



Hombre paseando por puente

Ni cambiará el rumbo de ningún caminante.

Escrito por Zol a las 11:04 AM | Comentarios (6) | TrackBack

Agosto 11, 2004

Malestar

¿Quién ha sembrado este fruto agrio, desapacible manjar sin fecha de caducidad? ¿podría llamar desencanto a esta eterna dialéctica entre la realidad y el deseo? ¿o es uno mismo, saboteador insospechado, quien dinamita la natural tendencia a la casa y el árbol?

Cuentan de uno que llegado al paraíso, no consiguió conciliarse con aquél cosmos benigno y en paz. Dicen que todo su rechazo no era sino búsqueda del camino de regreso a ciertos tormentos, a una patria en ruinas y solitaria, extraña economía de la perdición.

Escrito por Zol a las 10:21 PM | Comentarios (7) | TrackBack

Agosto 07, 2004

La gran seducción

Ya sea por el espanto de robots sin ley o quizás por la inercia industrial de clonar, con escasez de talento y exceso de efectismo, sempiternas historias de héroes y venganzas, de explosiones y sin vida, conviene acercarse a La gran seducción. Porque siempre debe haber un hueco para una ficción sobre la soledad y la supervivencia, acerca del aislamiento y la lucha del perdedor. Film amable que convoca la sonrisa y no precisa de falsas moralinas o aventuras extremas para encontrarnos al final una historia humana.



La gran seducción, fotograma

Nunca es tarde para conocer el cine canadiense.

Escrito por Zol a las 01:07 PM | Comentarios (8) | TrackBack

Agosto 06, 2004

Lo que se perdió

Han desaparecido docenas de mensajes, pequeñas notas dejadas aquí, anónimas o no, amigas algunas, distantes y extrañas otras, telegramas que se perdieron en una mudanza torpe. Se esfumó alguna que otra historia, poca cosa ahora que sabemos que quedan años por delante para escribir y, de vez en cuando, lacerar a algún demonio.

Escrito por Zol a las 09:38 AM | Comentarios (2) | TrackBack