« Diciembre 2004 | Main | Febrero 2005 »

Enero 30, 2005

El incomprensible apego a la virtud

Conducías sereno, reflexivo, con tu peculiar obsesión de chófer responsable; yo era un copiloto ebrio, abandonado a la autocomplacencia de quien se ha cruzado con la encarnación de la sensualidad y el placer. Aconsejabas con tono amigo, en confidencia me aleccionabas, sobre el pudor que debe acompañar a la mujer, sobre la apariencia y el saber estar, la decencia y la virtud, como si además de la embriaguez me debieses salvar de caer preso de pasiones aún más nocivas, reconduciéndome al rebaño en el que habitabas.

Pero ayer (los años pasan, aprendemos a ver donde antes sólo había ceguera) al verte junto a esa monja con la que compartes tu vida, sentí un irremediable deseo de abrazar el hedonismo de aquellos tiempos. Sólo de imaginar tu cama gris, el deseo comedido, la infinita tristeza que desprendéis de rebaja sentimental, sentí la nostalgia de quien rompió grilletes y abrió las puertas. Porque es a los primeros cuerpos, a quienes hicieron las primeras caricias prohibidas, a los que se mete en la cama en las noches solitarias.

Escrito por Zol a las 10:32 AM | Comentarios (8) | TrackBack

Enero 23, 2005

And so it is

Hay canciones que llegan tarde. Quizás no es culpa suya, sino que a la persona a la que iban destinadas o el momento que les tocaba alumbrar forman ya parte del pasado, desaparecidos en la gran ciudad. Es por eso que cuando encontramos las palabras, el tono, cierta forma de decir las cosas, siente uno nostalgia de quien, un día, expulsamos de nuestro lado, como si ya hubiesemos encontrado el ungüento para librarnos de la maldición que desde entonces nos persigue.

And so it is
Just like you said it would be

Justo como tu dijiste que iba a pasar, como las vidas a las que nos abrazamos aunque sepamos que no están destinadas a pertenecernos, y dejan, de pronto, de correspondernos.

La canción aparece al final de una película - Closer, film ocurrente y certero, de lo poco que se puede ver hoy día en un cine - acompañando a una mujer joven y hermosa, valiente y libre que camina desconsolada, sola, entre la multitud, sin él.

Nota. Dejo la canción aquí durante un tiempo, quizás unas semanas. Su título es "The Blower's Daughter" y es de Damien Rice.


Natile Portan en Closer

Natalie Portam es Alice.

Escrito por Zol a las 09:54 PM | Comentarios (123) | TrackBack

Enero 13, 2005

Paradoja

Ahora que temo al futuro, que lamento los trenes perdidos que llegarían sin mí a asilos añorados por no conocidos. Yo, que ya casi nunca me emborracho, ni me pierdo en la noche hasta el amanecer persiguiendo sueños de cama. Extraño cambio de año en que los niños siempre me hablan de usted - los que aún son niños - y, amenazantes, se yerguen fente a mí las batallas cotidianas de todo el mundo. Ahora, yo, voy a declarar una guerra. Será tal vez como aquella otra de las armas masivas, en la que la doctrina aducida no fue sino cortina de humo. Habrá causas calladas, motivos ocultos por los que abandonar la patria en la que estoy instalado, por la que inventarme nuevos y peligrosos enemigos, quijotesco empeño en este año singular.

Escrito por Zol a las 09:32 PM | Comentarios (10) | TrackBack

Enero 06, 2005

Mi colección de llamadas perdidas

Colecciono llamadas perdidas, números extraños que mi teléfono desconoce y un día arribaron sin encontrar respuesta. Yo las bautizo, les otorgo un nombre - que es como declarar su existencia - inspirado en el día en que se dieron. Así, al repasar la agenda, me encuentro el día del trabajador, víspera de Navidad, con el día en que me relataste tu secreto para atarme, para que no me fuera. Nunca contesto a ninguna a no ser que, por insistencia, su autor se delate y no deje posibilidad a mantenerlo en mi directorio de llamantes anónimos.

No habrá, sin embargo, entrada en él para el día de reyes. Ha sido por culpa de una canción - Street spirit (fade out), de RadioHead - que no he podido dejar de devolver la llamada, de saber, de abortar todas las fantasías que hubiese trazado habitando en la duda. Iluso, barruntaba que pensar en alguien puede convocarle, que la nostalgia y el deseo - que sólo pueden ser presumidos - serían capaces de trocar una voluntad remota, como si escribir pudiese transformar la realidad y no sólo aliviarnos nuestras maldiciones. Ingenuo.

Escrito por Zol a las 08:52 PM | Comentarios (21) | TrackBack

Enero 02, 2005

Todas las almas, de Javier Marías

Haciendo el camino contrario - el que comienza en las obras maduras, en aquellas en el que estilo está purificado de titubeos y se abandonan los caminos erráticos, y llega a las novelas primerizas - alcanzo Todas las almas. Y es que Javier Marías se ha convertido en una suerte de autor de cabecera, ahora que apenas consigo volver a mi patria en las letras y cada minuto ganado para la lectura - no digamos ya la escritura - es hazaña festejada por esa parte de mí que se deslumbra con retratos como el la chica del tren en esta novela.



/2005/01/coeursiblanc.jpg

Corazón tan blanco, donde nos conocimos.

Escrito por Zol a las 04:12 PM | Comentarios (13) | TrackBack