« Febrero 2005 | Main | Abril 2005 »

Marzo 22, 2005

Cuentas de colores

Ya no son extraños preceptos ni deseos de inasibles felicidades los que me inspiran. Lejos quedan el ansiar mundos imaginarios, la paz interior, el diálogo con la vida o como se le quiera llamar. Ahora sólo ambiciono cuentas colores. Cuantas que me hipnotizan con sus tonos siempre cambiantes, colores de cierto brillo maligno, siempre nuevo, siempre distinto. Quisiera volver a paladear algo de los viejos sabores, no sé, unos segundos para recordar cierta forma de ver el mundo que hoy apenas soy capaz de articular, unos momentos en los que volver a sentir el aroma de tiempos pretéritos y olvidados. Pero no es posible, ya no tengo olfato ni gusto. Iban incluidos en el precio por mis adoradas cuentas de colores.



Joven a caballo

Y esta fotografía es de mi admirado Marck Tucker

Escrito por Zol a las 05:02 PM | Comentarios (7) | TrackBack

Marzo 12, 2005

Cinco veces dos

Deberíamos instituir un nuevo género con películas como Cinco veces dos, lo llamaríamos algo parecido a "cine crudo o descarnado". Así vería la luz la cinematografía no apta para parejas con pecado original, con pasados de oscuros secretos y frágiles felicidades. En ella sólo tendría cabida el celuloide anticoagulante, la película que nos reintegrase de evasiones, historias que consiguiesen que los fantasmas que convocan, nos sigan al salir del cine.


Valeria Bruni

Y ella es la maravillosa Valeria Bruni


Escrito por Zol a las 05:23 PM | Comentarios (4) | TrackBack

Marzo 06, 2005

Hemos tomado cien cervezas

Pero han faltado otras cosas, han faltado. A veces había pensado escribir tras una noche de alcohol y deseo, de regresar en la madugrada ebrio y obtuso. Olvidar por una vez la necesidad de la serenidad al escribir y permitir que la embriaguez y la añoranza hablen por uno. Porque en estas noches ¿saben? hubo encuentros de contraseña en la madrugada y - aunque esta vez el taxista era introvertido, no compartimos bajezas y oscuridades, complicidad que sólo los que conocen los bajos fondos de la condición humana te pueden otorgar - hubo quien me condujo del edén a la realidad. Quién tuviese algo de hierba a mano ahora (han faltado otras cosas, han faltado).

Escrito por Zol a las 01:28 AM | Comentarios (7) | TrackBack