« Julio 2005 | Main | Septiembre 2005 »

Agosto 31, 2005

Perdón extraviado

Estará en una de aquellas enseñanzas recibidas, hoy arrinconada en el recuerdo por sicaria de tanto engaño. O tal vez en un propósito de enmienda, inocente y quebradizo, que murió con la llegada del frío. En algún lugar estará el perdón que te debo y que nos haría tanto bien, ojalá recordara la senda que lleva hacia él, ojalá un mago negro apareciese y lo convocara.

Debo haberlo extraviado en un viaje o en un descuido; porque si no es así ¿cómo explicas que pague con castigo a quien me adora? ¿acaso comprendería alguien devolver inquina por cariños, indiferencia por adoración? Si no me hiciste daño, si nunca lo harías, ¿dónde puedo alcanzar para perdonarte, o siquiera a olvidar que renunciaras a mirar al mundo como hacías, a la frente alta y la inteligencia clara que nos hacía tan cómplices?





Escrito por Zol a las 08:05 PM | Comentarios (46)

Agosto 20, 2005

La noche ya no nos pertenece

No, la noche ya no nos pertenece. Muda de amantes como una mujer condenada a la eterna juventud, invariablemente bisoños, inocentes que pretenden poseerla. Ahora es de otros y para nosotros quedan reductos, refugio en rincones diseñados para disimular la ruptura, escondites de calculada tibieza, donde comprar que el tiempo no pase y se nos conceda una tibia dosis de tensión sexual.

Pero la noche es de ellos, que impondrán sus reglas y su lenguaje, su búsqueda de algo más antiguo y primitivo, que apenas la noche sabe de qué se trata. Los censuraremos, nos reiremos de su ropaje y denunciaremos sus himnos... ah, engaños, nostalgia, maldiciones porque la amante que fue nuestra y de la que nos creímos dueños, ya no lo será nunca más.




Y la noche apunta ahora a otros...

Escrito por Zol a las 09:21 PM | Comentarios (14)

Agosto 15, 2005

Como una canción de Antony and the Jonsons

Preguntas que se esconde detrás de los silencios, tras el gesto fruncido y la mirada perdida. Interrogas, exiges, imploras una llave, una invitación a las sótanos donde encender la luz y averiguar, como en los libros de misterio que leíamos cuando eramos adolescentes.

Pero allí no queda casi nada, apenas cierta melancolía olvidada, una especie de tristeza, de derrota, que siquiera uno se anima a rescatar. Como cuando Antony and the Jhonsons canta "hope there's someone" o "what can I do".

Escrito por Zol a las 10:09 AM | Comentarios (6) | TrackBack