« Agosto 2005 | Main | Octubre 2005 »

Septiembre 30, 2005

Ya no importa como llegamos hasta aquí

Ya no importa como llegamos hasta aquí, si uno fue ingenuo y otro se la pasó hipnotizado por cuentas de colores. No hay quien vuelva la vista atrás y se absuelva de caminos no recorridos, de camas no conquistadas, de la imperdonable torpeza con la que vivíamos el presente. Pero ahora da igual, porque la senda se bifurca y todo esto que recorremos sin pensar no lo habremos vivido hasta que podamos recontar la historia.

Las estaciones tibias, el olor a limpio, las noches en el hogar; la lluvia en la cara, los cuerpos de paso, la casa sobre arena: dos veredas como dos vías de condenación, mística que adormece, áscetica que consume. Pero el camino a veces tiene posadas o un lugar donde acampar, donde descansar a la llegada del crepúsculo y compartir alguna pócima que confunda los sentidos.

Escrito por Zol a las 08:18 PM | Comentarios (17)

Septiembre 19, 2005

Y sigues allí

Sigues allí, en las madrugadas de sábado, mientras los enamorados se abrazan en habitaciones de hotel y los matrimonios se dan la espalda, ignorando el uno del otro si duerme o está desvelado. Persistes, noche tras noche, pero ya no más con tu amiga inseparable, ¡ay!, ¿se cansó acaso ella de los susurros al oído? ¿le agotaron las miradas que desean, las palabras que buscan desarmar? ¿o acaso desertó, cambió de bando a aquél otro de la tibieza y la seguridad, de los domingos por la tarde y el deseo domesticado?

Pero tu sigues allí y de nuevo te puedo examinar: los mismos gestos, la disimulada y calculada indiferencia y hasta la misma sonrisa forzada; pero ahora con nuevas compañías, prescindibles como todo lo que conocimos en aquel bar, en las madrugadas de sábado.

rostro hermoso

Con tu gesto de querer estar en otra parte

Escrito por Zol a las 10:05 PM | Comentarios (35)

Septiembre 12, 2005

Vodka Lemon

Vodka Lemon es una triste historia de amor. No narra una gran pasión capaz de separar los continentes, ni es la crónica de la mayor adoración jamás contada. No hay en ellas trucos que salven a última hora, ni oasis en el desierto de la desgracia que persigue a sus protagonistas, pero hay una hermosa historia de amor. Como si Coetze hubiese tenido un día romántico.

Escrito por Zol a las 11:16 PM | Comentarios (6)