Enero 11, 2007

Nueva intimidad

imagen en flickr

Si ya quedamos en que los círculos de amigos - esos seres con los que se cena, se va al cine, se habla del futuro - apenas era simbiosis social, componenda para no estar sólos, para evitar el silencio y el aburrimiento, aprensión mayor del hombre en proceso de maduración; si ya construimos los muros, cerramos las fronteras y activamos todas las cámaras, si cualquier extraño que se acerque tarda años en conseguir los papeles; si el mundo está vacío, dime, ¿quién eres tú?

Escrito por Zol a las 05:56 PM | Comentarios (41)

Julio 12, 2006

Algo de que hablar

¿Y qué hacer cuando el confidente deja de esperarnos de contraseña en la madrugada, divorciado de revelaciones y secretos, asimilado a la cháchara estéril de los adultos? ¿Cómo reaccionar cuando el cómplice, secuaz de noches y días, ya sólo vive de recuerdos, empeñado en su nueva vida tibia y ordenada? ¿Cómo mirar al cuerpo de la amante joven cuando ya lo ha dado todo, cuando las caricias son conocidas, esperadas y los olores y sabores no aturden, anestesiados por conocidos?

Quizás acompañarlos en su viaje, arrastrados por la inercia de los amores que palidecen, porque buscar nuevos confidentes, amantes, cómplices nos hace sentir tan cansados. Y consumir cultura, consumir viajes, ropa, comidas, anécdotas que contar. Quizás así tengamos algo de que hablar.

Escrito por Zol a las 11:29 PM | Comentarios (42)

Junio 01, 2006

Restas

Restas a quien un día comercia con tus palabras, no ya por el trueque, sino por la ganga que negocia. Descartas a quien nunca se acuerda, porque hay días para llamar y días para ser llamado. Sustraes al cercano a tu enemigo, al final quiere uno ser el preferido. Restas, descartas, disminuyes... la gente soberbia acaba tan sola.

Escrito por Zol a las 11:58 PM | Comentarios (26)

Septiembre 30, 2005

Ya no importa como llegamos hasta aquí

Ya no importa como llegamos hasta aquí, si uno fue ingenuo y otro se la pasó hipnotizado por cuentas de colores. No hay quien vuelva la vista atrás y se absuelva de caminos no recorridos, de camas no conquistadas, de la imperdonable torpeza con la que vivíamos el presente. Pero ahora da igual, porque la senda se bifurca y todo esto que recorremos sin pensar no lo habremos vivido hasta que podamos recontar la historia.

Las estaciones tibias, el olor a limpio, las noches en el hogar; la lluvia en la cara, los cuerpos de paso, la casa sobre arena: dos veredas como dos vías de condenación, mística que adormece, áscetica que consume. Pero el camino a veces tiene posadas o un lugar donde acampar, donde descansar a la llegada del crepúsculo y compartir alguna pócima que confunda los sentidos.

Escrito por Zol a las 08:18 PM | Comentarios (17)

Junio 27, 2005

Darwinismo sentimental

Me pregunto si tu afecto hacia mí habrá sufrido la misma metamorfosis. Y es que se han pulido las aristas que provocaban tus desapariciones, ya no saben a hiel los sabores del segundo o el tercer puesto. No llevo ya la cuenta de tus llamadas - siempre tan pocas, siempre tan distantes - ni escruto tus palabras en busca de mensajes ocultos que me convencieran de tu aprecio.

Así son los afectos que permanecem, los lazos que sobreviven, este recién descubierto darwinismo sentimental. Un quererte sin esperar nada o quizás sí y sólo es treta, estrategia de supervivencia para no ahuyentar los cariños añejos, extraños y preciados como la perla que encontramos en el fondo del mar.

Escrito por Zol a las 12:21 AM | Comentarios (28) | TrackBack

Junio 09, 2005

Decepción

Por favor, no vuelvas a repetir lo mucho que confías en mí, todo lo que esperas que consiga. No insistas en mis éxitos futuros ni en mi indudable destino de conquistador. Porque el camino está plagado de minas, no, no me impongas cargar con el temor a decepcionarte.

Escrito por Zol a las 07:15 AM | Comentarios (76) | TrackBack

Febrero 26, 2005

Palabras como caricias

Me gustaría evocar palabras que besen, que abracen, que curen. Palabras como caricias que sanen heridas recientes y restauren orgullos perdidos, que alivien el sufrimiento y exorcicen, como si uno fuese un mago o un chamán, este nuevo miedo en que habitas. Frases que una vez dichas congreguen de nuevo la sonrisa y la luz de tus ojos, sonidos con una musicalidad nueva que te trajeran un poco de la alegría que, mientras dura el invierno, todos necesitamos para vivir.



Alegría necesaria como el aire que respiramos.


Escrito por Zol a las 12:21 AM | Comentarios (15) | TrackBack

Diciembre 22, 2004

Al hablar por teléfono

Tu crees que ya no nos quedan cosas de que hablar, como si nos hubiésemos difuminado en la masa que hipoteca su casa, va al fútbol y sufre del mal tiempo. Militas - con la escasa convicción de quien en el fondo desea un cabio de régimen - en una tibia oposición al abandonarse en los brazos de la cháchara vacua de los adultos.

Yo temo el estar perdiendo un idioma, una forma de ver el mundo, plagada de mitos y referencias comunes. Comencé a sospechar anoche, al hablar por teléfono. Al principio creía que era mi torpeza al interpretar los silencios, privado como estaba de una mirada temerosa o de una sonrisa incitadora que apuntaran el camino a seguir. Pero hoy - no sé, el cansancio, ciertos sinsabores inoportunos - nos observo como una extravagante especie en extinción que acabará por adaptarse, que no es sino otra forma de morir.

Escrito por Zol a las 09:43 PM | Comentarios (6) | TrackBack

Octubre 21, 2004

Hay un billete de tren

Hay un billete de tren por comprar, ajeno a las distancias que ayudará a crear como ignoran los símbolos los significados que le otorgamos. Existe una casa por habitar, anhelante de voces y olores que la llenen y la profanen, inconsciente de que será una soledad quien anidará entre sus paredes. Malviven un puñado de canciones temerosas de no llegar a tiempo, de no acompañar este cambio de era como antaño hicieron otras. Estamos nosotros, pobres animales sentimentales, tan capaces de soñar la buena vida como de temerla.





¿A dónde irán esas canciones?

Escrito por Zol a las 07:31 PM | Comentarios (2) | TrackBack

Mayo 28, 2004

Demasiado animada para un Martes

Esta entrada pretendía ser una elegía al disco de Miqui Puig, que, como si de un profeta se tratase, me ha anunciado las alegrías del verano, las noches en la encrucijada, una suerte de aire fresco y desenfadado, un hallazgo de giros acertados sin pedantería ni vulgaridad. "Demasiado animada para un Martes", ha sido necesario tropezar con él para encontrar las palabras.

Sólo que ella no consiguió ser una superwoman y, como el poeta, no acierto a saber qué ha pasado. Cree uno que ciertas batallas no se deberían perder nunca, como si se pudieran conquistar penínsulas donde salvarnos de lo vulgar, lo sucio, lo triste. Pero ya no habrá historias fronterizas, ni estampas de Hopper colgadas en cualquier rincón, y quizás siquiera se acerque de visita. Suerte compañera, se bonita como dirías tú y que, al menos, esos nuevos caminos te den más de lo que te quitan...

Escrito por Zol a las 02:29 PM | Comentarios (0) | TrackBack

Abril 22, 2004

Quedan pocos que quieran escuchar

Huyendo de las pequeñas mentiras que en días como este nos permiten sobrevivir, de esas píldoras con las que el ánimo se automedica contra los fracasos y las vocaciones frustadas que no fueron ni serán.

Intuyendo una ira nueva y amarga, extraño estado que pugna por colonizar este solar, feudo resignado por momentos a la okupación, desamparado como está por la lejanía de su señor.

Acertando a saber que quedan pocos que quieran escuchar una suerte de Lunes negro, de tragedia costumbrista y anónima, grito que es lamento y esperanza de que el Dios de la Lluvia se apiade.





De las bestias y de mí, pobre mortal

Escrito por Zol a las 03:48 PM | Comentarios (0) | TrackBack

Abril 14, 2004

Espacio y tiempo

Como los que desean vigilarlo todo para proteger la libertad, anda uno enmarañado en luchas y sacrificios, proezas en pos de simplificar la vida, de ganar atardeceres pausados, de conquistar las seguridades que antaño maldijimos.

Pero no quería dejar de despedir a un blog en el ocaso. Hay un deseo de lucidez, de presentarse digno en su adiós, en el fin de su espacio y de su tiempo. "Todo lo que empieza: se acaba", como si quisiera sacarnos de un sueño en el que las hadas nunca se marchan del todo, sino que siempre vuelven por saberse queridas, como si tuviese que acabar un cuento frágil y hermoso.

Escrito por Zol a las 03:06 PM | Comentarios (0) | TrackBack

Enero 07, 2004

Un coche rápido (Fast car)

En la radio del bar canta Tracy Chapman, la voz negra, la guitarra dolida. En el centro del pub, un poco a la izquierda, como convocados por la nostalgia equivocada se saluda grupo de amigos. Tracy sigue deseando un billete a cualquier parte, puede que juntos lleguemos a algún sitio. En la tasca hay con quien ya no queda de qué hablar, como si dos extraños se esforzasen en disimular la distancia y la indiferencia. La serenata confiesa que cualquier paraje es mejor que quedarse parado, enganchado en la ciudad con sus mentiras y decepciones. Pero nosotros hace tiempo que vivimos atrapados y nuestras cárceles se encuentran tan distantes que ni el alcohol puede secuestrar la complicidad para rendirla a nosotros una vez más.

La voz de fondo duda de que el coche sea lo suficientemente veloz como para volar lejos, dejando atrás las luces de la metrópoli por la que no volveríamos la vista atrás. Cada uno vuela al abrazo que la vida, en indemnización por tanta pérdida, le regaló.



Tracy Chapman

Tracy Capman, Fast car.

Escrito por Zol a las 04:04 PM | Comentarios (0) | TrackBack

Diciembre 22, 2003

Todo sigue igual

No ganaré el tiempo, único de los tesoros que el dinero puede comprar, ni padeceré el acelerón de los proyectos cumplidos con su dosis de desengaño, quedarán ahí, jugando a poderse soñar. No habrá baños de champaña, bailes disparatados, señoritas que de pronto se acuerden de uno, siquiera estarán los abrazos con desconocidos y los gritos, las fotos en la prensa y los tópicos de bar. Quedarán el fin de mes al que no llegamos, el mundo con sus reglas, mi inútil enfrentamiento y la mano que aprieta cuando nadie lo ve.

Escrito por Zol a las 04:01 PM | Comentarios (1) | TrackBack

Octubre 31, 2003

El estilo

A veces es difícil mantener el estilo. Estas cartas que siempre habían sido de melancolía y pérdida no saben ser de la alegría y la esperanza, como si el diablo que nos dió las letras nos hubiera cobrado el gastarlas antes del amanecer. Por eso, y aunque uno es animal de hábitos, aparezco por casa sólo para recibir las visitas y leer lo que escriben. Y es que lo mejor de estas cartas son las anotaciones de esa gente lejana y querida que de vez en cuando descifra la correspondencia del soldado que ha perdido una nueva batalla. También regreso a espiar a los vecinos que viven a uno o dos enlaces de distancia y que, de vez en cuando, me presentan a alguien interesante con el que sentir el fugaz escalofrío de la complicidad.

Alegría bajo la lluvia

Ha cambiado la música de fondo.

Escrito por Zol a las 02:52 PM | Comentarios (2) | TrackBack

Septiembre 11, 2003

Su verdadera identidad

Quiso engañarme con su sonrisa de amigo y su gesto compañero. Con regalo de confidencias y algún elogio, acudió en mi auxilio cuando la derrota parecía inevitable en las largas batallas que acometimos juntos. Su mirada invitaba a confiar, infantil por juguetona e inocente, como se encomienda uno al diablo cuando está de tu parte. Pero quiso el destino desvelar su alma en el momento preciso y, sin conocerse él, manifestó su esencia de comerciante... de esa especie que negocia con las ilusiones, que te dice lo que quieres oír para que hagas lo que él desea. Los comerciantes prefieren no saber de su lepra, que de tanto frecuentarlos te puede convertir en uno de los suyos, pero está tan unida a ellos que cada gesto está transfigurado por la inversión, malditos de capitalismo emocional.

Rostro de comerciante

Su rostro nunca lo dice

Escrito por Zol a las 03:56 PM | Comentarios (17)