« El mal o sobre Mystic River |Portada| Como en un cuadro de Richter »

Febrero 03, 2004

Ateo

Cuando un ateo escucha las canciones con las que celebró su fe, aquellas que acompañaron al sacramento, que eran el sacramento, que aún hoy evocan el objeto que fuese de su adoración ¿qué debe sentir?. Las notas, los acordes y el pequeño desgarro de la voz que unió a devoto y divinidad, despiertan una realidad sumergida, un pasado que, instantes agridulces, se proyecta y se encarna en el escalofrío que recorre el cuerpo.

Pero, aunque Dios haya muerto, aunque apóstata al fin y al cabo ¿a quién consagra uno esos segundos de oración? ¿bendecirá alguien su estéril añoranza?. Sólo sé que, mientras las invisibles ondas arriban a este desterrado, se abre entre nosotros una distancia infinita, desierto que atravesar en busca de la tierra prometida.



Muse

Muse canta 'Thoughts of a dying atheist'

Escrito por Zol a las Febrero 3, 2004 12:50 PM

Trackback Pings

TrackBack URL para esta entrada:
http://www.error500.net/cgi-bin/mt/mt-tb.cgi/486

Comentarios

Escribe un comentario




¿Recordarme?

(you may use HTML tags for style)