A veces escribo cartas...


A veces escribo cartas para no sentirme atado, para no aferrarme a remilgos que yo quisiera abolidos de mi vida...

Vuelta al presente



A veces...
avec@iespana.es


A veces escribo cartas

Mi messenger
zoldadox@hotmail.com

Enlaces
La hormiga remolona
Eso que llaman mi vida
Ni lo sé, ni me importa
Las afueras de Macondo
Noria. Problemas de geografía personal.


Borrones del tiempo

alotof

Desde mi ventana

repentant

diario del olvido

Miss

Siempre quise ser una tunanta

Si mi abuela viera esto...

Evasivas

Detalles de la vida diaria

			
			
			

			



domingo, junio 29, 2003

Compensar. No hace mucho que alguien me trajo el consciente esta palabra. Evoca realidades presentes: el oído que te escucha, la mirada que te busca compensan, uno nunca se desnuda a cambio de nada; ver crecer un hijo, encontrar que la cama no está vacía, que ella la llena, compensan su vida gris de tajo que amarga; el sabor de la amistad, los ojos que te miran cuando los miras, compensan la - pequeña - traición.
No, no es verdad, uno no puede caminar como si la historia de uno nada - nadie - la pudiese compensar, amurallado, abrazado al baúl en el que guardó su pérdida.





Trono o resignación, sólo está en los ojos que miran.





Escrito por Zoldado,22:25 referencia




viernes, junio 27, 2003

Verano. Agobiado de proyectos y de trabajo, tengo la intuición de que pasará el verano y casi no me daré cuenta. Puede incluso que no disfrute de veladas en las terrazas, de noches de acción con las risas y los cuerpos. Tantas tareas, que reincidiré en no viajar, en olvidar septiembre con su urgencia de adulto y en regatear a Joyce, proyecto eterno de lectura que, como ella, quedará pendiente.
Pero casi seguro que no echaré de menos nada de eso, hipnotizado como estoy, de vuelta de la sed del estepario. Buen finde...




Escrito por Zoldado,16:23 referencia




lunes, junio 23, 2003

No me recuerdes. Tenía la esperanza de que me hubieras olvidado. Creía que ya no pensarías en mi, que aquel bar y el ascensor ya no tendrían mi olor. Tal vez sea así y estoy desvariando, es tarde ya, me encuentro tan cansado...
Pero tu voz y esa alegría tuya tan artificial - cuando yo habité en tu tristeza - me dicen que no. Ojalá mi recuerdo se hubiese extraviado en tu historia y al verme no supieras quien fui, ajeno como la realidad a mis sueños. Sería como poder regresar al país que uno invadió y no consiguió jamás abandonar, prisionero de su propia víctima. Ironías que trae la noche de San Juan ¿recuerdas?.




Escrito por Zoldado,21:40 referencia




domingo, junio 22, 2003

Victoria. Menos mal que a veces la sed se impone al miedo a beber.





Edward Weston - Nude - 1936





Escrito por Zoldado,21:44 referencia




viernes, junio 20, 2003

Las cinco del viernes. Hacía tiempo que no me animaba a contestar, pero es que las preguntas de hoy me han gustado y estaba escuchando a Mariza...bueno allá van:
¿Si pudieras hablar con algún personaje literario, con cuál lo harías? Hablaría con el Lobo estepario y me gustaría haber conocido a la apasionada Ana Karenina....
¿Con qué personaje cinematográfico te irías de cena? Indudablemente con cualquiera interpretado por Winona. Mi mitomanía es totalmente literaria y en el cine casi siempre me quedo en el medio, así que elijo la inocencia rota y los ojos grandes del mito de mi adolescencia.
¿Y si pudieras conocer a un personaje de la historia? Reconozco que siento una especial debilidad por los herejes, quizás escogería a Arrio.
¿En que película o serie te meterías a vivir una temporadita? En los Soprano, aunque le debo a mi infancia intentar salvar a Ulises y a Telémaco, y Sexo en Nueva York tampoco estaría mal....
¿Con que músico te irías de gira? De gira ni idea, pero ahora me gustaría estar en un club pequeño, con luz tenue, bien acompañado y con una copa mientras escucho a la deliciosamente desgarradora
Mariza cantando "Primavera".





Mariza






Escrito por Zoldado,18:00 referencia




jueves, junio 19, 2003

La segunda mirada. Al volver a posar la mirada se descubren matices que no se habían percibido. Aunque la primera vez deslumbrara y eclipsara a todo lo que hubiese a su alrededor, a pesar de que hiciese saltar todas las barreras de protección, cuando volvemos a examinar quizás sepamos que nos volvimos locos por nada.
Pero hay quien cree que lo que anoche era tibio, hoy puede ser todo, lo que ayer no nos enamoró, tal vez sea ya nuestro amo.
La segunda mirada, caprichosa, no deja elección a quien fuimos y ya no somos: sólo nos permite exiliarnos un tiempo, fragmento precioso para huir hacia adelante, estación sin nombre ni futuro que la bendiga.





También nos volverán - volvieron - a mirar.





Escrito por Zoldado,00:50 referencia




sábado, junio 14, 2003

Su sombra se proyecta y es alargada. El mundo se me presenta como tocado por él, en cada instante, en todo tiempo, aunque yo no lo desee. Cargado con mis mejores armas, con las citas más sabias y todo el poder del existencialismo más convencido, me presento a la batalla. Es la cruzada por las nuevas ilusiones, por librarme de estigmas, por mirar, por mirarnos, con otros ojos, por rescatar aquello que me impulsaba cuando creía que en el fondo hay algo. Como en toda guerra hay pequeñas victorias, hay grandes heridas, y hay soldados que no encuentran nunca el camino a casa, derrotados por un pasado, por la busca de un sueño que no fue, pero tal vez...



Escrito por Zoldado,21:17 referencia




miércoles, junio 11, 2003

Desencanto de la filosofía. Al mirarla, muchas veces no escucho lo que me está contando: estoy en el pasado, como si nada pudiese cambiar, Parménides en al parque de atracciones. También otros me hablan, pero no estoy con ellos, me encuentro en su mirada y en sus verdades aproximadas y pasajeras. Me alejo de todo, como si ya nada mereciera mi atención, un poco cansado de escuchar voces, hastiado, desencantado como la quinceañera que se quedó en casa el día del baile.
Pero esta noche nada podrá llevarse la sonrisa de mi boca, las palabras que salgan de mis labios jugarán a mi favor, mañana no existe y si existe no promete demasiado...





El eterno retorno





Escrito por Zoldado,19:13 referencia




domingo, junio 08, 2003

Ahora que estás por aquí.

El candil se está apagando
la alcuza no tiene aceite...
No te digo que te vayas
ni te digo que te quedes.

Cuarteta gitana de Andalucía.





Escrito por Zoldado,19:11 referencia




jueves, junio 05, 2003

Risas en la oficina. Ellos no lo saben, no lo podrían comprender, pero nuestras risas y esos ratos de crítica y complicidad son nuestra venganza. Son momentos de despreciar ese mundo de asuntos importantes y cuentas de resultados, toda esa ideología de rentabilidad con su estúpido lenguaje técnico y pedante. Porque a los curritos nos quedan momentos donde nos sabemos copartícipes de la vendetta, de lo único que nos salva: el desprecio por su mundo y el saber que nunca seremos como ellos, como los señores del dinero. Y en nuestras charlas cabe todo, el burlarnos de nosotros mismos, la inmoralidad completa más fácil - la que sólo es de palabra - pero siempre, y nunca nos olvidamos, el reírnos del maldito destino que consiguió que nuestro sudor fuese su riqueza.



De noche en la oficina. Hopper





Escrito por Zoldado,21:18 referencia




lunes, junio 02, 2003

Los blogs que mueren. Será porque en mi lo que leo tiene un peso especial, porque uno es un poco fetichista para algunas cosas, pero sucede una pequeña desazón cuando una bitácora querida se va. Tienen su encanto esas historias mínimas, tenía su magia ella en su ironía que la protegía tanto, o aquel enfermo de tristeza, o aquella otra que conseguía moverme inevitablemente a la sonrisa. Seguro no sospechaba que de vez cuando - no demasiado a menudo - buscaba leerla e imaginarla, hipnotizado con su visión del mundo, exagerada y divertida, como de dibujos animados.
No quiero saber ni de teorías, ni dejar sitio a la vil estadística en este mi mundo de los mensajes en las botellas, de cruce de caminos, de encuentros, de posibilidades, de distancias. Preferiría que fuese siempre un reducto de minorías, de inadaptos que diría otro, al centro comercial espectacular que se avecina.
Algún día desaparecerá este sitio - también lo hará el tuyo - porque otras vidas están ahí acechando a la vuelta de la esquina; pero sé que no podré evitar recordardarlo con melancolía, esperando que nadie sepa nunca quien fui. O tal vez solo tú.




Escrito por Zoldado,20:43 referencia



HOME