« Esta noche sólo... |Portada| Me mintió la mujer del tiempo »

Diciembre 07, 2003

El teléfono

Uno siempre ha creído, influido como todos por el miedo a lo distinto, que ellos con sus grandes autos y su conducción homicida no hacían sino revelar ciertos desajustes psicológicos, o quizás no sea más que la manifestación de alguna disfunción sexual. Pero existen los mezquinos del mercado, la tropa del éxito y las ventas, divertidos y atractivos, triunfadores que nos descubren, por fin, de qué presumir, de como un celular se nos manifiesta como el símbolo, acaso como la cruz o la media luna, de su nueva y grosera religión . Hay quien lo dijo más claro, sólo pensar un momento desnuda la perversidad usurera disfrazada de ingenio y alegría.

Ellos no saben, nunca entenderían, que ella, con su negativa a poseer uno de sus artilugios, revela parte de su esencia, porque no se deja encontrar, porque andar tras su busca es perderse en un laberinto de contestadores y otras voces que no conducen sino a su insondable retirada, no por repetida menos dolorosa.

Pero él, con su teléfono siempre encendido también juega, a estar siempre localizado, abortando cualquier excusa, invariablemente al alcance para a la postre saber, queriendo saber, quién le esquiva, quién le huye.

Dos que se buscan y no se encuentran, que se piensan y se olvidan, añorando hasta que llega el recuerdo de su decisión, intercambio de roles entre cazador y cazado en el juego que se posterga sin que sepamos – queramos – darle fin.

Escrito por Zol a las Diciembre 7, 2003 03:01 PM

Trackback Pings

TrackBack URL para esta entrada:
http://www.error500.net/cgi-bin/mt/mt-tb.cgi/470

Comentarios

hola Zol como estas.. me encante tu web site, sigue asi nunca cambies... saludos desde el corazon de la Riviera Maya Playa del Carmen, Quintana Roo

http://alanis-lara.blogspot.com

Escrito por: antonie el Febrero 16, 2007 06:59 AM

Escribe un comentario




¿Recordarme?