Enero 07, 2006

La vida burguesa

Ninguna amante observa ahora mi fotografía, debatiéndose entre el amor y el odio, ni hay droga que me esté destruyendo con besos afilados. Hace tiempo que supe que ningún destino virtuoso me aguarda, que ningún alto ideal fundirá la nueva capa, más dura, de hielo. Mis ahorros (exiguos, mediocres) están a salvo del juego y casi siempre recuerdo lo que hice anoche, desterrados quedaron los errores (malditos y benditos) de mis cada vez más predecibles borracheras.

La vida burguesa se desliza suave, entre las sábanas calientes y las cenas y los museos, con el periódico del domingo y todas esas conversaciones estúpidas y triviales que tendremos sobre el mundo y la cultura, las películas y los viajes, pero ya cada vez menos de nosotros. Hasta los amores se disipan con sosiego, como el humo de los cigarrillos, sentados frente al mar.

Escrito por Zol a las 12:48 AM | Comentarios (22)

Diciembre 27, 2005

Fuera de sitio

La multitud alrededor, jóvenes que chillan y desean, que se tocan y celebran. En medio de ellos, hastiado de bebidas y de hablar de sexo, de diversiones, de sexo. Así que la madurez era esto, perdonar a los padres y desear estar en otro lado, renunciar (al menos de momento, hay deseos que siempre regresan) a la caza y anhelar al banquete.

Pero en la muchedumbre hay risas y labios, que en la lejanía se adivinan carnosos y versados en hacer prisioneros, y un peligro latente en cada mirada, en cada gesto fingidamente improvisado. Hay mujeres avezadas que nos quieren hablar y un hedonista halo de evasión que todo lo rodea con la música que hace danzar los cuerpos, olvidada de mentes y almas. Hay tantas cosas que siempre hemos buscado y ahora nos hacen sentir tan cansados.

Escrito por Zol a las 10:51 PM | Comentarios (15)

Diciembre 18, 2005

Indigestión

Me han sentado mal ciertas soledades, un teléfono que no suena, cartas que no recibieron respuesta. Hacía tiempo que sufría de estas dispepsias, serán las fechas, propensas a la gula y los excesos, a buscar gente con la que repetir ritos anacrónicos; será el frío, inusitado y cruel, ante el que cada uno corre a cobijarse en el cuerpo más cercano.

Conviene ser juicioso con esta indigestión, que nubla la vista y agria los pensamientos. No creerle, no ceder a su tiranía cuando, como aquella mujer que agigantaba los detalles dolorosos, quiere que todos los afectos equilibren la balanza.

Noche en el bosque

Escrito por Zol a las 10:20 PM | Comentarios (16)

Octubre 20, 2005

Pobre niño invisible

Pobre, pobre niño. La tez blanca y la mirada anciana, desgraciado niño que se esconde asustado. No hay donde ocultarse, ellos vendrán y lo harán, ay sí, volverán los demonios a torturarle y el corazón saliéndose del pecho. Y no poder gritar y no tener donde huir, sometido por el mal antidiluviano con voz de infancia y los otros que obedecen.

Nada quiere para comer, desamparado niño, quizás para volverse invisible, y así, acurrucado en un rincón, escapar de los lobeznos hambrientos que le acechan. ¿Estarás siempre huyendo, desdichado niño? ¿Tendrás que cargar siempre con la mirada en la nuca, con el recuerdo constante de la infancia, que es soledad y es tristeza y desgracia? Pobre, abandonado niño.

Escrito por Zol a las 03:57 PM | Comentarios (16)

Agosto 20, 2005

La noche ya no nos pertenece

No, la noche ya no nos pertenece. Muda de amantes como una mujer condenada a la eterna juventud, invariablemente bisoños, inocentes que pretenden poseerla. Ahora es de otros y para nosotros quedan reductos, refugio en rincones diseñados para disimular la ruptura, escondites de calculada tibieza, donde comprar que el tiempo no pase y se nos conceda una tibia dosis de tensión sexual.

Pero la noche es de ellos, que impondrán sus reglas y su lenguaje, su búsqueda de algo más antiguo y primitivo, que apenas la noche sabe de qué se trata. Los censuraremos, nos reiremos de su ropaje y denunciaremos sus himnos... ah, engaños, nostalgia, maldiciones porque la amante que fue nuestra y de la que nos creímos dueños, ya no lo será nunca más.




Y la noche apunta ahora a otros...

Escrito por Zol a las 09:21 PM | Comentarios (14)

Marzo 22, 2005

Cuentas de colores

Ya no son extraños preceptos ni deseos de inasibles felicidades los que me inspiran. Lejos quedan el ansiar mundos imaginarios, la paz interior, el diálogo con la vida o como se le quiera llamar. Ahora sólo ambiciono cuentas colores. Cuantas que me hipnotizan con sus tonos siempre cambiantes, colores de cierto brillo maligno, siempre nuevo, siempre distinto. Quisiera volver a paladear algo de los viejos sabores, no sé, unos segundos para recordar cierta forma de ver el mundo que hoy apenas soy capaz de articular, unos momentos en los que volver a sentir el aroma de tiempos pretéritos y olvidados. Pero no es posible, ya no tengo olfato ni gusto. Iban incluidos en el precio por mis adoradas cuentas de colores.



Joven a caballo

Y esta fotografía es de mi admirado Marck Tucker

Escrito por Zol a las 05:02 PM | Comentarios (7) | TrackBack

Marzo 06, 2005

Hemos tomado cien cervezas

Pero han faltado otras cosas, han faltado. A veces había pensado escribir tras una noche de alcohol y deseo, de regresar en la madugrada ebrio y obtuso. Olvidar por una vez la necesidad de la serenidad al escribir y permitir que la embriaguez y la añoranza hablen por uno. Porque en estas noches ¿saben? hubo encuentros de contraseña en la madrugada y - aunque esta vez el taxista era introvertido, no compartimos bajezas y oscuridades, complicidad que sólo los que conocen los bajos fondos de la condición humana te pueden otorgar - hubo quien me condujo del edén a la realidad. Quién tuviese algo de hierba a mano ahora (han faltado otras cosas, han faltado).

Escrito por Zol a las 01:28 AM | Comentarios (7) | TrackBack

Octubre 28, 2004

El mundo se está haciendo cada vez más pequeño

¿O tu no lo adviertes? ¿Acaso no ves como el mundo se está haciendo cada vez más pequeño, como el tamaño del universo va reduciéndose, como el número de planetas mengua sin cesar? Reducida, apocopada, la vida se puebla de especies estinguidas, de ausencias, de la terrible nostalgia de ella misma. En noches como esta uno quisiera emprender la reconquista de cuanto pobló este cosmos pero quizás ya es tarde. Y es que no quedan sino vestigios, cenizas, casi nada. Y a ellos nos aferrarnos con mezquindad, con el temor de un ejército en retirada, esclavos como juramos que nunca seríamos.

Escrito por Zol a las 08:27 PM | Comentarios (10) | TrackBack

Octubre 12, 2004

Salto al vacío

Curiosos tiempos estos en que salto al vacío en busca de una red más fuerte y duradera, en los que aplico toda mi ciencia para exorcizarme de la terrible maldición de gastar la vida en una oficina. Extraña noche en la que tres pisos más abajo comenzaba a desaparecer un fastasma, no por que se desvelara su secreto, sino por la llegada de nuevas luces, cercanas y ciertas. Insólitos días, misteriosos y sorprendentes, que por fuerza nos han de salvar de la muerte lenta de estos tiempos modernos.

Escrito por Zol a las 06:28 PM | Comentarios (8) | TrackBack

Octubre 02, 2003

Me mientes

Recuerdo el sudor en mis manos mientras hablabas. Las mentiras fluían con precisión y puntualidad, desmintiendo aquello de que es amarga la verdad, quiero echarla de la boca. Asistí intimidado, fuera de juego, como en un viaje astral a un mundo que no es el mío y del que aguardo, inocente, ser expatriado por alguna fuerza maravillosa. Pero no, el martilleo de tus falacias, tu desprecio por las personas, ese cinismo de usurero se plantaban ante mi ineludibles, definitivos. En un momento desee ser otro hombre, convocar a la verdad para mostrarte con violencia mi repulsión, dejar claro la náusea que me provocan tus engaños, articular al menos, aunque fuese balbuceando, la rabia ante quien instaura las reglas que subvencionan su codicia y luego desprecia a quienes las violan. Quise incendiar y quemar, romper, destruir.
Pero - ya lo supo el poeta - a veces las palabras no sirven, son palabras. Y todo esto que escribo no conseguirá reconciliarme, gladiador al que, aunque mantenga los puños cerrados, ha abandonado su coraje para dejar sitio a ese invitado inevitable que es la tibieza.

Escrito por Zol a las 09:35 PM | Comentarios (12)

Septiembre 11, 2003

Su verdadera identidad

Quiso engañarme con su sonrisa de amigo y su gesto compañero. Con regalo de confidencias y algún elogio, acudió en mi auxilio cuando la derrota parecía inevitable en las largas batallas que acometimos juntos. Su mirada invitaba a confiar, infantil por juguetona e inocente, como se encomienda uno al diablo cuando está de tu parte. Pero quiso el destino desvelar su alma en el momento preciso y, sin conocerse él, manifestó su esencia de comerciante... de esa especie que negocia con las ilusiones, que te dice lo que quieres oír para que hagas lo que él desea. Los comerciantes prefieren no saber de su lepra, que de tanto frecuentarlos te puede convertir en uno de los suyos, pero está tan unida a ellos que cada gesto está transfigurado por la inversión, malditos de capitalismo emocional.

Rostro de comerciante

Su rostro nunca lo dice

Escrito por Zol a las 03:56 PM | Comentarios (17)

Agosto 23, 2003

La rabia

Por la impotencia, por la injusticia. Por saber que el poderoso cimenta su trono sobre sudores y desencantos de los súbditos. Por tener que pasar por el aro, por la mezquindad de esos señores simples dueños del capital. Por esta alma de obrero y esta realidad de contrato basura. Rabia, ira, porque como las piezas de ordenador no soy sino otro recurso, prescindible y reemplazable. Porque nadie hará nada - y es que hay miedos e hipotecas y novias que se quieren casar - porque uno contra el sistema y las multinacionales no es sino el niño que excavó un agujero en la arena para atrapar al mar. Coraje de los hombres de valía domesticados en esta nueva era de claudicaciones para las que uno no está preparado, rabia por aquellos que te miran con alma de calculadora y quizás, hace tiempo, fueron como tú.

Desolación

Derrota con dignidad o entrar en la rueda

Escrito por Zol a las 11:22 AM | Comentarios (20)